El Monoambiente de Palermo

La caca en el pelo y otras cosas curiosas

El consejo

Jennifer MicóComment
jimmy-savile.jpg

 

"Nunca más te cortes el pelo así: te hace cara de galleta marinera"

Tenía 18 años y hacía mi viaje de mochilera con amigas por el norte del país. Haciendo dedo, apareció Osvaldo con su auto. Ya a metros de nuestra llegada a Cachi, se sinceró conmigo y me aconsejó con tips para el pelo.

 

 

A veces, llega cuando lo pedimos; otras, simplemente llega. Hoy: el consejo. Colaboran en esta entrega un estilista, una bar tender y una psicóloga; tres figuras a las que recurrimos cuando necesitamos una mirada fresca.

 

Ayuda

Uno empieza a pedir consejos de adulto. No antes. Ningún niño los pide: en el mejor de los casos, obedece órdenes. El adolescente odia todo consejo por definición.

Por el contrario, y a medida que sumamos tareas, responsabilidades y novios en nuestras vidas, surge el consejo como posibilidad. Es un acto reflejo ante cualquier tipo de compromiso.

1464436.jpg

Si tenemos suerte, el número de problemas crece junto al número de consejeros potenciales. Y eso es conveniente en tanto que no todos nuestros contactos sirven para todo tipo de consejos.

Hice una pequeña encuesta entre mis amigos preguntando por consejos que alguna vez recibieron. La mayoría, A M P L I A, tiene que ver con tratamientos poco ortodoxos para tratar dolores y los personajes estelares son las abuelas o las niñeras:

- Para bajar la fiebre y según el país, vinagre o rodajas de papa

- sal contra caries y cebolla verde para los gases

Fórmulas que más o menos combinan con:

- ajo donde clavar las uñas para hacerlas crecer

- el huevo duro contra el mal de ojo

- la cebolla hervida para el dolor

Hay abuelas más religiosas: “encomiéndese a la virgen y al señor” y otras más prácticas: “Betadine es la solución para todo”.

3231875.jpg

Facundo, SIlvina y Andrea, nuestros entrevistados, coinciden en que un consejo es un punto de vista que recibimos ante una situación abrumadora por parte de alguien que no está abrumado; o sea, que está afuera.

Mientras que Facundo sabe asesorar sentimentalmente a sus clientas frecuentes - de quienes asegura conocer hasta sus días femeninos -, Silvina nunca se involucra con los usuarios de la barra: "es laburo", dice.

20140125_171711 (1).jpg

Ninguno de los tres piensa que el consejo sea una síntoma de debilidad. "Todo lo contrario, es señal de fortaleza", dice Silvina. Facundo, que recibe en la peluquería a muchachas en crisis de rupturas amorosas, dice que además de un cambio de look radical, llegan buscando un poco de claridad. 

film-a-lost-lady-1924-granger.jpg


images (14).jpg

Andrea (psicóloga) nos cuenta que algunas personas, para tomar decisiones, se guían más por  cierta información externa que otras. "La búsqueda excesiva puede ser un signo de vulnerabilidad; no lo consideraría una 'debilidad' pero sí como un aspecto a mejorar - todos los tenemos - dentro de la constelación de su personalidad."

 

El peso de un consejo

Los especialistas consultados dicen que el consejo influye o no en la toma de decisión dependiendo de cada persona. "Si es sano, toma lo que quiere entender", dice Silvina. Es que ella, además de bar tender, está estudiando psicología. Y Andrea, que es psicóloga pero no bar tender, dice algo parecido: "la búsqueda del consejo es la exteriorización de un diálogo que tenemos con nosotros mismos y buscamos a alguien que nos diga lo que queremos escuchar."

    "Acqua Nuova", donde Silvina atiende la barra. De perfil bajo, pidió no posar para la foto.

    "Acqua Nuova", donde Silvina atiende la barra. De perfil bajo, pidió no posar para la foto.

Cuando el consejo no aplica

"El  consejo puede ser dañino cuando no hay un criterio para juzgarlo, sea por edad, una psico-patología o un estado transitorio de vulnerabilidad". En esto, Silvina coincide con Andrea: "Cuando la persona está enferma, no hay que aconsejarla sino que hay que actuar."

images (15).jpg

Facundo, mucho más concreto, pensó en lo que pasa dentro de su lugar de trabajo. Muchas veces, aparecen en la peluquería hombres acompañados por sus novias y son ellas quienes dirigen el corte de pelo. "¡Me da bronca!" Insatisfecho, mira a su costado haciendo reaccionar a un imaginario novio víctima: “¡No tenés personalidad; elegí vos, chabón!”

 

Conclusión

Nuestro carácter es una red de consejos. Recuerdo uno que explicaría algunos aspectos fríos de mi personalidad. Tenía 16 años cuando falleció el papá de una amiga del colegio. Le pregunté a mi papá qué tenía que decirle a Nadia ante tan triste acontecimiento. Falto de inspiración, recuperó de su archivo personal las palabras que le había dicho a un amigo suyo en la misma circunstancia de Nadia: “¡qué cagada, che!” 

frances-farmer-makeup-come-and-get-it.jpg

Quizá no haya sido el ideal, pero lo prefiero al de un consejero random, que da siempre el mismo consejo a cualquier persona en cualquier situación.