El Monoambiente de Palermo

La caca en el pelo y otras cosas curiosas

Reglamentos

Jennifer MicóComment

 

"Acá, los fósforos usados se tiran atrás del horno."

No toda regla es ortiba ni complicada. En casa de Maru, esa noche comíamos fideos y mi misión era recrear una salsa bolognesa con patys. La idea de las hamburguesas congeladas para la salsa no estuvo mal, pero lo de los fósforos me pareció brillante.

Personas más experimentales - y menos experimentadas -, no prestan atención a la cabeza del fósforo, lo tiran a la basura y eventualmente provocan un incendio. Estamos también los maníacos que lo dejamos un buen rato abajo del chorro de agua mirando una y otra vez si se apagó.

descarga.jpg

Los fósforos y los baños en cada casa tienen reglas propias. Cuando el anfitrión no me dice estrictamente qué tengo que hacer para ducharme, me resulta imposible no inundar el piso.

images (28).jpg

La cortina plástica puede ir adentro o afuera; a veces, directamente no hay. Las canillas pueden estar distribuidas de forma invertida. Te pueden pedir que te bañes rápido porque el agua caliente no alcanza para todos o pueden decirte que te bañes todo el tiempo que quieras.

 

 

Otro punto sensible del toilette es la cadena del inodoro. Suelo acumular muchísima tensión al tirar la cadena: se traba, queda perdiendo, es dura o hiperlaxa. Existen cadenas exhibicionistas sin tapa que invitan al usuario a meter mano para activar el mecanismo.

La costumbre del norte de Europa se impone paso a paso y cada vez es más normal ver una acumulación de zapatos en las entradas de las casas. Puede ser por algún tipo de obsesión anti-bacteriana, por snobismo o porque el piso está recién encerado. En cualquier caso, de los reglamentos, creo que este es el menos estresante; basta con escuchar a quien nos abre la puerta y programar nuestro comportamiento. Un "Podés dejar el abrigo y tu calzado acá" facilita las cosas.

cool-summer-boys1.jpg

Lo que más rescato de ir a otras casas es aprender que ninguna regla es absoluta. Hay que pensarlas como dientes de leche. Sin ir más lejos, mi vecino actual me obligó a colgarme de su Internet porque en el lugar donde estoy no cuenta con un servicio propio. 

Photo 1395.jpg

Personalmente, tenía la idea esa de que VERGÜENZA ES ROBAR Y MATAR pero afortunadamente tengo la cabeza abierta y me sometí a su plan. La cabeza abierta y la mente bien tranquila.