El Monoambiente de Palermo

La caca en el pelo y otras cosas curiosas

Viernes, ¿el mejor día de la semana?

jennifer micóComment

Cerca de las 20hs, el hostel se ve diferente. En el sofá, no está el muchacho que se que se puede quedar la noche entera chateando y escuchando de fondo algún documental en Discovery Channel. No están ni el hombre que come yogur de arándanos con merengues rosas, ni el que fuma en el balcón, ni el señor de pijama cuadrillé que sigue sin encontrar compañero para  jugar al ajedrez.

Maura

Maura

Hay una chica maquillándose en la mesa de la cocina y Maura se queja porque la única invitación que recibió y rechazó fue una salida con colegas psicólogos: "Pero es viernes a la noche, y no quiero aburrirme: sería muy feliz tomando una cerveza en cualquier pub de la zona."

Además de ser conocido como el último día de la semana, a pesar de que después nos queden sábado y domingo, el viernes es el favorito de muchos. Pero también, a veces, puede ser agobiante el sentirse obligado a hacer “algo especial”. Así, se puede experimentar cierta culpa si esa noche elegimos quedarnos en casa; y despertar un sábado a las 9am puede ser algo muy grave.

En el hostel, los viernes, sobre la mesa del balcón, hay velas. También hay electricistas y recambio de repasadores.

En el hostel, los viernes, sobre la mesa del balcón, hay velas. También hay electricistas y recambio de repasadores.

Hay gente a la que no le gusta clasificar a las personas; hay gente que no le pone nombre a las relaciones (aun después de ocho meses de más de cuatro citas semanales con un mismo individuo); hay gente a la que le cuesta clasificar en general y piensa que el pingüino es un pez. Yo no clasifico los días y creo que los martes tienen tantas condiciones como los viernes. Francamente, estaba cansada y todavía procesaba la imagen de la silla de estudios dentales/ginecológicos que había visto por la tarde: era viernes, sí, y seguir leyendo la novela en la cama sonaba un programa muy genial; pero era imposible ser indiferente a la tristeza con la que Maura miraba sus pantuflas

Silla para realizar estudios dentales/ginecológicos en la cárcel soviética de Patarei

Silla para realizar estudios dentales/ginecológicos en la cárcel soviética de Patarei

Fuimos a cenar. La moza dijo que no estaba segura de poder recordar el pedido y no nos defraudó. Por suerte, de la cerveza no se olvidó y la trajo en la temperatura ideal. Evidentemente, era poderosa porque, antes de terminar el porrón, Maura pasó por el estado de alegría y regresó al de la conversación seria. Me explicó muchas cosas:

las leyes alemanas de adopción para padres homosexuales

la educación que recibe un niño con dos padres hombres 

y lo importante que será para ella conseguir alguien que cumpla la función paterna el día que decida convertirse en madre

Temas, en fin, sobre los que pudo haber conversado en una cena con colegas psicólogos pero que, con más de tres cuartos de porrón en sangre y en un pub donde sonaba Jamiroquai, se hicieron compatibles con la noche de viernes.