El Monoambiente de Palermo

La caca en el pelo y otras cosas curiosas

Un telescopio no es una escalera y una banana no es un maqueño

jennifer micóComment

La teoría es que el cerebro humano recorre tres grandes fases, en relación al vocabulario:

1) aprendizaje intenso,

2) aplicación y

3) dominio

La primera transcurre durante nuestra niñez y la última, durante la vejez. Con "dominio" no hablamos necesariamente sobre un uso experto de las palabras sino más bien a la destreza con las que la persona las debe recuperar; como mi abuela Elvira que, cuando no recuerda la palabra "espinaca" me dice: "¿Podés ir a la tienda y comprar esa verdura, que es una planta con hojas grandes verdes, que venden en atados, que tiene mucho hierro, que a mí y a tu tía Mecha nos cae mal y que uso para hacer los ñoquis?"

La segunda fase, aplicación, es una etapa que varía bastante de individuo a individuo. De todo lo que aprendimos durante la infancia, quedan unas pocas palabras, aparecen nuevas y, al menos en mi caso, tienden a fusionarse muchas. Por ejemplo, hubo un día en que decidí dejar de distinguir "camisa" de "camiseta" (básicamente porque nunca encuentré LA diferencia entre ambas). Sé que no son lo mismo, pero no ofendo a nadie.

Andi envía saludos y maqueños desde Ecuador.

Andi envía saludos y maqueños desde Ecuador.

Hay situaciones más delicadas, cuando hay bananas y sentimientos en juego. Andi, por ejemplo, nos explicó que no podemos usar indistintamente los términos "banana" y "maqueño" porque son dos cosas tan diferentes como un telescopio y una escalera. Sería muy práctico que todas las frutas amarillas y alargadas fuesen bananas pero, también es muy cierto que, cuando sabés que además existen plátanos y maqueños, tus posibilidades de ganar en el Tutti Frutti aumentan.