El Monoambiente de Palermo

La caca en el pelo y otras cosas curiosas

¿Cómo no extraviar a tu hijo en la vía pública? o Del "David" de Miguel Ángel al "Ecce Mono" de Cecilia Giménez, pasando por un monumento a Spiderman

jennifer micóComment

En tiempos de Instagram, Facebook y cámaras en baños públicos fotografiando adolescentes que posan para tomarse selfies, estallando sus flashes contra el espejo, resulta bastante imposible no sentir la obligación de sacar fotos, a cualquier cosa. Personalmente, intento no caer en la frase "'pará que saco una foto". Sin embargo, cuando vas por la calle y ves algo rojo y azul asomado por el balcón, sabés que las posibilidades de que vuelvas a encontrar un monumento a Spiderman son pocas. Supe que era una estatua y no Spiderman en persona porque, a su lado, había otra escultura: la de Catalina II. Tuve que desviar mi camino para verificar lo que me parecía ver de lejos: en la escultura, Catalina II estaba decapitada. Dudé un poco, pensé que la estaba confundiendo con María Antonieta y, al final, concluí que ambas podían haber sido decapitadas: dos muchachas de la realeza con una fortuna terrible.

Como mi recorrido original no tenía, en cualquier caso, un destino específico, me pareció que cambiar la ruta era sólo molesto pero muy factible. Desde la esquina donde colgaban las estatuas de Spiderman y de Catalina II decapitada vi, en la vereda de enfrente, otra escultura, nuevamente en las alturas.

¿Demasiadas esculturas? No, al menos, en una ciudad tan artísticamente sensible como San Petersburgo. Y con "artísticamente sensible" me interesa ir un poco más lejos que los retratistas dibujando niños y niñas turistas que se pasean con mamushkas por la avenida principal. Me refiero a exhibiciones como Manifesta 10, la Bienal que se está llevando a cabo actualmente. Ahí, hay obras como "Medici Venus" (2014) que, al igual que "David" (2006)

"David" (1501-1504), por Miguel Ángel y "David" (2006), por Hans-Peter Feldmann

"David" (1501-1504), por Miguel Ángel y "David" (2006), por Hans-Peter Feldmann

son personajes Pop cuyo autor, a diferencia de las esculturas griegas clásicas, todavía vive y se llama Hans-Peter Feldmann.

Hans-Peter Feldmann

Hans-Peter Feldmann

Al ver, esta tarde la "Medici Venus" en el Museo Estatal del Hermitage, no pude evitar la asociación entre la obra de Hans-Peter con el trabajo de Cecilia Giménez,

Cecilia Giménez

Cecilia Giménez

la mujer que se hizo famosa al querer restaurar, en el año 2012, el "Ecce Homo" de Borja

"Ecce Homo", por Borja y amiguito por Giménez, conocido como "Ecce Mono"

"Ecce Homo", por Borja y amiguito por Giménez, conocido como "Ecce Mono"

y, aunque ha sido muy criticada, nadie puede cuestionar que logró acercar el arte a la gente y, más todavía, dio a conocer un oficio ignorado por muchos: el del restaurador artístico.

El Mundo necesita personas como Cecilia porque otras personas como Rita, mi maestra de Plástica en Primaria, no siempre hablan con sus alumnos sobre la restauración de cuadros. Rita me enseñó muchas cosas. Con ella, aprendí, por ejemplo, que "fosforito" no cuenta como técnica, ni siquiera para la vanguardia más furiosa, y también empecé a ver "Los Simuladores" debido a su recomendación. Rita, igual que la pastelera que hace ya cinco meses trabaja en el café SmallDouble y tiene un delantal con gatos.

No le pregunté, pero imagino que Rita - ésta, la pastelera - detesta el olor a orín que hay en la vereda donde está la cafetería. Hay olores como ése que no pasan desapercibidos, como el color amarillo en los autos, que es mucho más llamativo que el color amarillo en los resaltadores.

Autos o resaltadores, el amarillo siempre es un color poderoso y por eso lo elegimos cuando no queremos perder algo: un coche estacionado, una idea en el texto o un niño en la vía pública, como éste, de aquí abajo, a quien su madre le dio tres flores amarillas de tallo largo. Él parece bastante tranquilo, pero es cierto que a esa edad cualquier evento puede despertar reacciones extrañas: como ver una estatua de Spiderman, colgando de un balcón al lado de una de Catalina II, que también cuelga y encima está decapitada.