El Monoambiente de Palermo

La caca en el pelo y otras cosas curiosas

Lilia y Carlos - Moscú

jennifer micóComment

"Carlos y yo somos de dos grupos diferentes: él ya cenó, pero como mis amigas se fueron a comprar algo en el supermercado para comer en la habitación del hotel, yo le pregunté: '¿ Carlos, me acompaña al Starbucks a cenar?'" Encuentro con dos jubilados cordobeses que vinieron de paseo a Moscú.

Así, los vi al entrar, sentados en la mesa de al lado de la puerta: ella terminando su quiche y él enfrente, con la cámara de fotos, atenta.

Ya sentada a unos sillones de distancia, y perdida en su conversación con acento argentino, los miraba de reojo, hasta que me sinceré con Lilia y le dije "hola". Después de unas fotos e intercambio de contactos, nos despedimos y ellos se fueron. Pero Lilia volvería unos minutos después, con un sobre en la mano. "Volví para mostrarles una foto, de la otra noche... la coordinadora organizó una actividad donde, primero, todas las chicas juntas cantamos "Ojos negros". Después, ésta que ven acá, rápido, me alcanzó un pañuelo, que me puse como lo usaba Tita Merello y, yo sola, canté "Se dice de mí".